Fallece el P. Adolfo Nicolás, SJ, 30.° Superior General de la Compañía de Jesús

Jesuitas lloran la partida del ex Superior General que era "un hombre de gracia y sabiduría, sencillo, sin pretensiones y dedicado".

20 de mayo de 2020. — P. Adolfo Nicolás, SJ, 30.º Superior General de la Compañía de Jesús, murió el 20 de mayo de 2020 en Tokio, Japón. El P. Nicolás, de 84 años, era miembro de la comunidad jesuita de la Casa Loyola en Kamishakujii y había estado delicado de salud durante varios años. Su partida ha provocado hondo pesar y sollozos en los jesuitas de Japón y del Asia Pacífico, en su familia y amigos en España, y en los jesuitas y amigos de todo el mundo.

“Ofrezco mis sinceras condolencias a la Provincia Jesuita de Japón, a la familia del padre Nicolás, a los jesuitas en España y Filipinas, y a sus muchos amigos en todo el mundo", dijo el P. Arturo Sosa, SJ, actual Superior General. "El padre Nicolás dio mucho de sí mismo a lo largo de su vida. Fue una vida marcada por un servicio intenso, por una disponibilidad calmada y una gran capacidad de inculturación en Japón, a donde fue cuando era un joven jesuita. Era una cultura que amaba mucho y con la que estuvo muy comprometido”.

El P. Sosa dijo que el tiempo del padre Nicolás como Superior General estuvo marcado "por su sentido del humor, su coraje, su humildad y su estrecha relación con el Papa Francisco. Todos nosotros aquí, en la Curia General jesuita, lo lloramos. Ofreceremos una misa especial aquí, en Roma, tan pronto como podamos organizarla. Debido a las restricciones de viajes en este momento, no puedo ir a Japón para el funeral, pero les aseguro a todos sus amigos mi cercanía, mi compasión y mis condolencias”.

Todos los que trabajaron con el P. Nicolás en la Curia General agradecieron su presencia durante su mandato como Padre General. "Será muy llorado en toda la Compañía como un jesuita sabio, humilde y dedicado, un hombre de gracia y sabiduría, sencillo, sin pretensiones", dijo el padre Sosa.

Su fuerte relación con el Papa Benedicto y sus estrechos vínculos con el Papa Francisco ayudaron a la Compañía a pasar a una etapa sin precedentes: contar con el primer papa jesuita en la historia de la Iglesia Católica.

El Papa Francisco saluda al P. Nicolás a su llegada para celebrar la misa en la Iglesia del Gesù en Roma, el 3 de enero de 2014. (CNS photo / Paul Haring) 

"La Compañía fue fundada para servir solo al Señor y a la Iglesia, su esposa, bajo el Pontífice Romano", dijo el P. Sosa. "El P. Nicolás ayudó a la Compañía a vivir de manera concreta esta dimensión tan característica de nuestro carisma. Era una relación de disponibilidad con el Santo Padre que también estaba llena de afecto sincero".

El P. Nicolás nació el 29 de abril de 1936 en Palencia, España. Sus padres fueron Adolfo Nicolás Rico y Modesta Pachón. La corrupción política de esa época en España obligó a su familia a abandonar la región y mudarse con frecuencia. El P. Nicolás pasó gran parte de su infancia en Barcelona. Después de pensar en hacer una carrera en educación como miembro de una congregación de hermanos, se puso en contacto con los jesuitas gracias a su hermano y asistió a una escuela jesuita en Madrid.

Ingresó al noviciado en septiembre de 1953 en Aranjuez, España. Durante sus estudios de filosofía, respondió a una llamada del entonces Superior General, el P. Jean-Baptiste Janssens, SJ, quien invitó a los jesuitas a ser voluntarios para misiones en el extranjero; ese fue el origen de la vocación del padre Nicolás como misionero en Japón.

Desde la izquierda: el P. Nicolás como escolástico jesuita en formación; recién ordenado en 1967; y con un compañero jesuita el Teologado jesuita en Tokio.

Estudió filosofía en España y luego fue a Japón para aprender el idioma y completar su magisterio. El P. Nicolás continuó sus estudios teológicos en Tokio, donde fue ordenado sacerdote el 17 de marzo de 1967. Luego completó una maestría en Teología Sagrada en la Universidad Gregoriana de Roma y fue profesor de teología sistemática en la Universidad de Sophia en Tokio.

El P. Nicolás mientras era provincial de la provincia de Japón.

Desde 1978 hasta 1984 se desempeñó como director del Instituto Pastoral de Asia Oriental en Manila, Filipinas. Después de años de servicio allí, regresó a Japón y fue rector del Escolasticado de Tokio entre 1991 y 1993.

El P. Nicolás fue nombrado provincial de Japón, cargo que ocupó hasta 1999. En 1995 participó en la Congregación General 34ª de la Compañía de Jesús. Al inicio de la reunión fue elegido secretario de la Congregación. De 2004 a 2007 se desempeñó como moderador de la Conferencia Jesuita de Asia Oriental y Oceanía, un cargo que ocupó hasta que fue elegido Superior General el 19 de enero de 2008 durante la Congregación General 35ª.

El P. Nicolás se desempeñó como Superior General hasta que su salud ya no le permitió llevar a cabo su misión. Convocó a la Congregación General 36ª y presentó su renuncia el 3 de octubre de 2016 [en inglés]. Después de aceptarla, la Congregación eligió a su sucesor, el actual Superior General, el P. Sosa

El P. Sosa, a la derecha, saluda al P. Nicolás después de la elección del primero como Superior General de la Compañía el 14 de octubre de 2016. (CNS photo / Don Doll, SJ) 

El P. Nicolás murió en Tokio el 20 de mayo de 2020.

Para conocer más sobre la vida del padre Nicolás, lo invitamos a visitar: nicolas.jesuitgeneral.org.


Publicaciones

America - 7/20/15

America - 7/6/15

America - 6/22/15




Sioux Spiritual Center
The Sioux Spiritual Center, nestled amid the hills of western South Dakota, is the heart of the Diocese of Rapid City’s efforts to develop native clergy and leadership on the reservations.