Los Jesuitas Celebran la Ordenación de 27 Nuevos Sacerdotes

Foto de la portada desde la izquierda: Kevin J. Embach, SJ; Germain Clerveau, SJ; John T. Tanner, SJ; Nathaniel V. Romano, SJ; David C. Paternostro, SJ; Fernando Luis Barreto Mercado, SJ; Brian G. Konzman, SJ; Keith A. Maczkiewicz, SJ; O. Alejandro Báez, SJ; y Kyle KF Shinseki, SJ, en la Escuela Jesuita de Teología de la Universidad de Santa Clara en Berkeley, California.

4 de junio de 2018  La Compañía de Jesús se enorgullece en anunciar la ordenación de 27 nuevos sacerdotes en los Estados Unidos, Canadá y Haití.  Les invitamos a conocer cada ordenando haciendo un clic en sus fotos en la columna de la derecha.


Desde la izquierda: El P. Kevin J. Embach, SJ; El P. Eric M. Studt, SJ; El P. Patrick C. Nolan, SJ; El P. Tho Vu, SJ; El P. Henry J. Shea, SJ; El P. Elías Puentes, SJ; and El P. Jason C. LaLonde, SJ

Hasta el momento, las misas de ordenación se han celebrado en El Salvador en la Catedral Metropolitana de San Salvador y en Toronto en la Basílica de San Pablo, donde estuvo presente el Padre Arturo Sosa, SJ, Superior General de la Compañía de Jesús.

Ordenaciones adicionales tendrán lugar este verano en la Iglesia de Gesu en Milwaukee; la Iglesia de la Universidad Fordham en el Bronx, Nueva York; Nuestra Señora del Monte Carmel en San Ysidro, California; la Iglesia de San Francisco Javier (Iglesia Universitaria) en San Luis; la Catedral Católica Ucraniana de San Josafat en Parma, Ohio; la Parroquia San Ignacio de Loyola en San Juan, Puerto Rico; y la Capilla de los Hermanos de la Instrucción Cristiana en Puerto Príncipe, Haití.

Cada jesuita pasa por un proceso de formación que dura entre 10 y 12 años antes de ser ordenado sacerdote. Durante ese tiempo, los ordenandos obtienen múltiples diplomas, trabajan en las escuelas secundarias y universidades jesuitas y sirven en la pastoral de los pobres y marginados. Estudian, enseñan y sirven a través de los Estados Unidos, Canadá, Haití, y en todo el mundo. Sus experiencias de aprendizaje en la formación los han preparado plenamente para sus nuevas asignaciones en el sacerdocio.


P. Roberto Carlos Durán, SJ, fue ordenado el 23 de marzo en El Salvador.

"Cuanto más crecía en la oración, más comenzaba a mirar al mundo de manera diferente: asuntos económicos, asuntos de justicia social," explicó Fernando Luis Barreto Mercado, SJ.

Muchos de los ordenandos conocieron a los jesuitas a una temprana edad. Doce de los 27 que serán ordenados asistieron a una escuela jesuita, donde se encontraron con sacerdotes y hermanos jesuitas quienes influyeron su discernimiento.


El P. Artur Suski, SJ, (izquierda) y el P. Edmund Lo, SJ, fueron ordenados el 19 de mayo en Toronto.

"Creo que primero pensé en los jesuitas cuando era muy joven," dijo Patrick Nolan, SJ. "Poco a poco me encontraba pensando cada vez más sobre los jesuitas."

Para la mayoría de los jesuitas - incluyendo a Nolan, quien ama los deportes y trabajaba en mercadotecnia deportiva antes de unirse a la Compañía - el discernimiento fue gradual. Muchos ejercían una carrera previa a unirse a la Compañía, donde utilizaron toda la gama de sus talentos y habilidades – los cuales seguirán aprovechando como sacerdotes de la Compañía.


Desde la izquierda: El P. John T. Tanner, SJ; el P. Elías Puentes, SJ; el P. O. Alejandro Báez, SJ; y el P. Thomas Flowers, SJ

Jason LaLonde, SJ, que trabajaba en la administración de las artes para la Opera de Santa Fe y la Ópera de Sarasota, dijo: "Una de las ideas ignacianas es que Dios trabaja con nuestra naturaleza y con todas nuestras habilidades naturales, todos los dones que tenemos."

Alejandro Báez, SJ, talentoso vocalista y pianista y organista autodidacta, estudió en la Universidad de Nueva York y en la Escuela Juilliard y desempeñándose como director musical y director de educación religiosa en la Iglesia Italiana de San Pedro en Los Ángeles.


Desde la izquierda: El P. Tho Vu, SJ; el P. Kyle Shinseki, SJ; el Obispo David Ricken de la Diócesis de Green Bay, Wisconsin; el P. Brian Paulson, SJ, provincial de la Provincia del Medio Oeste de Estados Unidos; el P. Nathaniel Romano, SJ; y el P. Kevin Embach, SJ

"Cada vez que hago música - dirigiendo o cantando - creo que eso me ayuda a mantener una vida equilibrada," dijo Báez. "Realmente es un lugar de vulnerabilidad en el que puedes conectarte con las personas con las que cantas y diriges, y estamos trabajando juntos para hacer bella la música, para comunicarnos con Dios, para hablar con Dios, para orar juntos."

Ahora que ha terminado la preparación para el sacerdocio, cada sacerdote nuevo está ansioso por servir a la Iglesia Católica. Han sido asignados a una variedad de ministerios: trabajando en parroquias y centros de retiros, promoviendo vocaciones a la Compañía, continuando sus estudios hacia títulos avanzados y enseñando en escuelas jesuitas.

"Estar con los jesuitas me permite hacer ‘el más'," dijo Tho Vu, SJ, refiriéndose al concepto ignaciano de magis, o haciendo más para transformar a la sociedad para la mayor gloria de Dios. "Cada vez que pienso en eso, siempre me apasiona '¿Qué puedo hacer por la Compañía? ¿Qué puedo ofrecerle a la Compañía?’ De una forma u otra, es poder ayudar a otros."


Desde la izquierda: El P. Ronald Mercier, SJ, provincial de la Provincia del Centro y Sur de los Estados Unidos; el P. W. Penn Dawson, SJ; el P. Jason LaLonde, SJ; el Diácono Fernando Luis Barreto Mercado, SJ; el Arzobispo Terrence Prendergast, SJ, de Ottawa; el Diácono Jean Bertin St. Louis, SJ; el P. David Paternostro, SJ; el P. Michael Harter, SJ, asistente de formación; y el P. Michael Wegenka, SJ

Los sacerdotes tienen ganas de ayudar a sus comunidades conectarse con y encontrar a Dios.

"Quiero ser un sacerdote alegre," dijo J.T. Tanner, SJ. "Quiero ser un sacerdote que esté interesado en la gente y que pueda ayudar a la gente ver cómo Dios ya está actuando en sus vidas."

"Espero que mi sacerdocio ayude de alguna manera a unir a las personas entre sí y con Dios," dijo Kevin Embach, SJ. "Como jesuita, quiero ayudar a la gente a encontrar a Dios porque creo que ahí están las respuestas."

Como el Padre Sosa aconsejó a los ordenandos durante su visita a Canadá: "Si no estamos enamorados de Jesucristo, no podemos ser jesuitas ni cristianos."


Publicaciones

America - 7/20/15

America - 7/6/15

America - 6/22/15




Jesuit Retreat Center of Los Altos
The Jesuit Retreat Center of Los Altos has offered prayerful solitude and inspiring vistas to those seeking spiritual rejuvenation since 1925.