Nosotros
Comunidad Global

Aunque esté organizada en diferentes jurisdicciones locales y nacionales, la Compañía de Jesús es esencialmente una comunidad global.

Los más de 17,000 Jesuitas en todo el mundo provienen de 112 países y pertenecen a 83 provincias, pero la orden tiene “un carácter universal que trasciende” estos límites, de acuerdo a una declaración Jesuita oficial. Estamos llamados a “ir dondequiera que sea, a través de fronteras geográficas y culturales, donde haya necesidad de trabajar con Cristo” para la gloria de Dios. 

Estamos unidos en nuestra diversidad y cada vez más globales en nuestra mira.

“El mundo es nuestra casa”, dijo hace mucho tiempo, el Jesuita Jerome Nadal. Y se refería, por un lado, al mundo fuera de las iglesias y los monasterios, pero también a las multitudes del pueblo de Dios y la extensión de las culturas humanas. Como los líderes Jesuitas explicaron en la Congregación General en el año 2008, “El mundo entero se convierte en objeto de nuestro interés y preocupación.” 

Como una orden misionera, los Jesuitas canadienses, americanos y sus asociados laicos se proyectan hacia esa casa global.

Estamos trabajando con nuestra contraparte en África, para discutir y tratar las causas estructurales de la guerra y la dislocación, a través de programas como por ejemplo el nuevo Peace Institute en Hekima College en Nairobi, Kenya. Estamos uniéndonos a los Jesuitas indios para promover una cultura de diálogo y reconciliación entre las religiones en ese país. Estamos organizando ayuda y apoyo pastoral para los refugiados iraquíes que han llegado a Jordania, asentados por agencias tales como el Servicio Jesuita para Refugiados.

Estamos asociándonos con educadores, trabajadores pastorales, profesionales de la salud, profesionales del medio ambiente y muchos otros a través de los continentes.


Publicaciones

America - 7/20/15

America - 7/6/15

America - 6/22/15




Historia Misión y Ministerios Quiénes Somos Comunidad Global



Eastern Point Retreat House
Eastern Point Retreat House, a grand house located on the Atlantic shore in Gloucester, Mass., has been welcoming retreatants since 1958.