Noticias Detalle
(CNS/Loren Elliott, Reuters)
Organizaciones jesuitas denuncian el trato injusto de solicitantes de asilo y familias migrantes

(Washington, DC, 21 de junio de 2018) — El Centro de Derechos Humanos de los Niños de la Universidad de Loyola en Chicago, la Oficina de Justicia y Ecología de la Conferencia Jesuita, la Iniciativa Kino para la Frontera, la Asociación de Universidades Jesuitas y 11 facultades de derecho jesuitas se oponen firmemente a la política llamada "Tolerancia Cero" de la Administración Trump, que refuerza la criminalización de la migración y que ha separado ya a miles de familias migrantes. Denunciamos la reciente Orden Ejecutiva del presidente Trump, la cual no ofrece ninguna solución a la crisis de separación familiar, y en su lugar ordena que las familias migrantes permanezcan detenidas. Y denunciamos que el gobierno de los EE.UU. no cumpla con las leyes internacionales ni de las de EE.UU. de procesar y remitir las solicitudes de asilo basadas en el miedo en los Puertos de Entrada de EE.UU. de manera oportuna. Estas políticas y prácticas son moralmente repugnantes, violan los derechos de los solicitantes de asilo, así como de los niños y las familias, creando un daño permanente al espíritu, la salud y el bienestar de personas y familias vulnerables.

Organizaciones jesuitas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México han estado acompañando a individuos y familias que buscan tener acceso a su derecho a la protección internacional. Nos ha entristecido el presenciar largas demoras por parte de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en el procesamiento y referencia de estos reclamos legales en los Puertos de Entrada de EE. UU., las cuales dejan a personas y familias vulnerables en situaciones precarias hasta por 14 días. En lugar de tener acceso a sus derechos, los migrantes sufren hambre, sed, amenazas y otras formas de violencia. En su desesperación, algunos optan por cruzar la frontera en puntos de entrada no oficiales debido a que se les ha negado su derecho a buscar la seguridad o porque nunca supieron del proceso de asilo, pero solo sabían que tenían que llevar a sus hijos a la seguridad.

Si bien la criminalización del cruce de fronteras no es algo nuevo, el anuncio del Fiscal General Jeff Sessions respecto a que cada cruce de migrantes sin inspección será procesado y sin importar la unidad familiar o el miedo de regresar al país de origen significa que los solicitantes de asilo son enjuiciados penalmente por buscar su seguridad y los padres son forzosamente separados de sus hijos. Hasta la fecha, hay miles de casos documentados de padres que han sido arrestados y detenidos al llegar a la frontera, mientras que sus hijos han sido forzosamente separados y detenidos en un centro distinto administrado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Estos incluyen bebés, niños pequeños y niños discapacitados que nunca antes habían estado separados de sus padres.  

La reciente Orden Ejecutiva del presidente Trump, que ordena la detención de familias para mantener a los niños con sus padres, no cumple con nuestros llamamientos en mantener la dignidad de los niños y las familias. Rechazamos esta política porque hemos observado que la detención es perjudicial para el bienestar físico, espiritual y mental del individuo, especialmente de los niños. Además, esta política no responde a la necesidad de mantener unidas a las familias ya que los adultos procesados penalmente y sentenciados por cruzar la frontera se mantendrían en custodia lejos de sus hijos.

Como organizaciones que buscan promover los derechos de los niños y las familias y proteger el estado de derecho, rechazamos estas políticas como contrarias a nuestros valores jesuitas, los derechos humanos, los principios de los derechos de los niños, y el derecho de los refugiados, todos los cuales protegen los derechos de una migración segura y la unidad familiar. Estas políticas violan el mejor interés del niño, uno de los principios del bienestar infantil más universalmente comprendidos, y un estándar que aplicamos a nuestros propios hijos en los procedimientos nacionales de bienestar infantil. Detener a los niños y separarlos de sus familias causa un daño permanente del espíritu, la salud y el bienestar de estos niños vulnerables y sus familias.

Exhortamos a los líderes del Congreso a trabajar juntos para garantizar que los derechos de los más vulnerables entre nosotros estén protegidos. Fundados en los valores jesuitas centrales de acogida y acompañamiento, continuaremos defendiendo la dignidad y los derechos inherentes de cualquier persona desplazada.

Las escuelas participantes incluyen: Clínica de Inmigración del Colegio de Boston, Proyecto de la Defensa de los Derechos Juveniles y el Centro de Derechos Humanos y Justicia Internacional; Decano interino, Facultad de Derecho de la Universidad de Creighton y Clínica de Inmigrantes / Refugiados; Decano, Facultad de Derecho de la Universidad de Fordham; Decano, Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown; Centro de Derecho Civil y Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Gonzaga; Centro para los Derechos Humanos de los Niños de la Universidad de Loyola en Chicago y la Facultad de Derecho de la Universidad de Loyola en Chicago; Clínica de Justicia para los Inmigrantes de la Facultad de Derecho de Loyola en Los Ángeles y Facultad de Derecho de Loyola en Los Ángeles; Decano, Facultad de Derecho de la Universidad de San Luis; Ministerio Católico de Asistencia Legal ubicado en la Facultad de Derecho de la Universidad de San Luis; Facultad de Derecho de la Universidad de Santa Clara; Facultad de Derecho de la Universidad de Seattle; y Clínica de Inmigración y la Defensa de Deportación y Facultad de Derecho de la Universidad de San Francisco.

###

El Centro para los Derechos Humanos de los Niños de la Universidad de Loyola en Chicago es un Centro de Excelencia interdisciplinario que promueve y protege los derechos de todos los niños.

La Oficina de Justicia y Ecología de la Conferencia Jesuita representa a la Compañía de Jesús en cuestiones de justicia social y ecológica y trabaja para aumentar la conciencia y el compromiso con legisladores, funcionarios públicos, corporaciones y la red jesuita.

La Iniciativa Kino para la Frontera es una organización binacional ubicada en Nogales, AZ y Nogales, Sonora, México que trabaja para hacer realidad una migración más humana, justa y viable entre los Estados Unidos y México.

La Asociación de Universidades Jesuitas (AJCU) es una organización nacional que representa a la educación superior jesuita en sus diversos intereses, proporciona un foro para el intercambio de información y experiencias en la educación superior jesuita y alienta y facilita iniciativas de colaboración entre sus instituciones miembros.


Noticias

La Compañía de Jesús se enorgullece en anunciar la ordenación de 22 nuevos sacerdotes en Canadá, Estados Unidos y Haití.

Cientos de católicos se reunieron para protestar por el trato inhumano que reciben los niños inmigrantes en la frontera.

Una delegación ignaciana participa en el foro de las Naciones Unidas que se celebra del 9 al 18 de julio.

Los jesuitas han denunciado la represión por parte del gobierno hondureño contra las protestas de los últimos dos meses en Honduras.

La Compañía de Jesús tiene cuatro nuevas prioridades centrales que guiarán su misión durante los próximos 10 años.

¿Cómo podemos vivir mejor el llamado del papa Francisco para responder al grito de la Tierra y el llanto de los pobres?

Esa es la pregunta que muchos padres me han hecho cuando se han dado cuenta que deben encontrar un lugar más seguro para sus hijos, aún cuando esto signifique dejar sus hogares.

vea todas las noticias

Búsqueda de las noticias

Publicaciones

America - 7/20/15

America - 7/6/15

America - 6/22/15



Jesuit Spiritual Center
The Jesuit Spiritual Center at Milford spreads over 37 park-like acres overlooking the Little Miami River, 30 minutes east of Cincinnati.