Noticias Detalle
Activistas luchan por abolir la pena capital por el Día Mundial contra la Pena de Muerte

8 de octubre de 2019.- Antes del Día Mundial contra la Pena de Muerte, el 10 de octubre, grupos católicos y seculares de todo EE.UU. se movilizaron para impedir las ejecuciones a nivel estatal y federal. El apoyo a este pedido a nivel federal es particularmente urgente, ya que el Departamento de Justicia de EE.UU. anunció hace poco que reanudaría la pena capital después de una interrupción de 16 años, programando cinco ejecuciones. Con la primera ejecución prevista para diciembre de 2019, los defensores están pidiendo el fin permanente de la pena de muerte. Varios miembros del Congreso ya han presentado un proyecto de ley para derogar la pena de muerte federal.

En los Estados Unidos, donde la pena de muerte está en vigor a nivel federal, en las fuerzas armadas y en 25 estados (en inglés), la sentencia sigue siendo frecuente. Veinticinco personas fueron ejecutadas en el 2018, haciendo de EE.UU. la nación con la séptima tasa más alta de ejecuciones de prisioneros.

Para la Iglesia católica, poner fin a la pena capital es una prioridad urgente, ha afirmado el Papa Francisco. El verano pasado, el Papa habló sobre condenar la pena de muerte en todos los casos, señalando que la enseñanza de la Iglesia en esta área ha “madurado”.

“Tanto para los creyentes como para los no creyentes, cada vida es una vida buena y su dignidad debe ser protegida sin excepción”, mencionó Francisco al Congreso Mundial contra la Pena de Muerte. “Esta condena es una grave violación al derecho a la vida de toda persona (…) Aliento a los gobernadores y a todos los responsables de sus países a que adopten las medidas necesarias para la abolición total de la pena de muerte”.

Los miembros de la familia ignaciana de EE.UU. han sido particularmente abiertos sobre la necesidad de abolir la práctica.

“La pena de muerte es una afrenta a la dignidad humana y a la santidad de la vida”, sostuvo el P. Timothy Kesicki, SJ, presidente de la Conferencia Jesuita de Canadá y los Estados Unidos. “Como ha dicho el Papa Francisco, la pena capital no tiene lugar en el mundo moderno y es contraria a la enseñanza católica. Es vital que los miembros de la familia ignaciana continúen viendo el rostro de Jesús en aquellos que están encarcelados y que trabajen y oren por la abolición de la pena de muerte en los Estados Unidos y en todo el mundo”.

En California, donde se halla el corredor de la muerte más grande del país, el P. George Williams, SJ, trabaja con los condenados a esta pena en la Prisión Estatal de San Quintín - hombres a quienes la sociedad ha arrojado a sus márgenes más lejanos, explica el P. Williams. Como capellán católico de la prisión, el P. Williams ofrece un ministerio de reconciliación a 100 de los casi 700 hombres en el corredor de la muerte de San Quintín.

La entrada al corredor de la muerte de la prisión estatal de San Quintín, donde el P. Williams sirve como capellán católico.“Incluso si no puedo detener personalmente la pena de muerte, ciertamente puedo ser un ministro de reconciliación para los hombres con los que trabajo, para reconciliarlos con Dios, con las familias de sus víctimas”, manifiesta el P. Williams. “Siguen siendo seres humanos y creo que ése es el resultado final. Estamos tratando con hombres que son seres humanos como nosotros, que son creados a imagen y semejanza de Dios”.

La gran población carcelaria de California también ha inspirado a la abogada Linda Starr, profesora de la Universidad de Santa Clara, a luchar por la reforma de la justicia penal creando el Northern California Innocence Project (NCIP). Dicho proyecto, iniciado en el 2001 después de que California permitiera pruebas de ADN post-condena, toma casos de sentencias injustas usando pruebas de ADN para exonerar a personas inocentes. Hasta la fecha, la NCIP ha liberado a 26 de sus clientes.

“Es tan humano, tan fundamentalmente humano, estar con personas que se encuentran en esta situación límite y que, sin embargo, encuentran fuerza y gracia”, explica Starr, directora ejecutiva y cofundadora de NCIP. “Saber que alguien padece esta larga espera y soporta las consecuencias horribles por algo que hizo, es horrible; pero pensemos en lo que puede sentir por algo que esa persona no hizo. Por ello, seguimos luchando para lograr justicia en su nombre, y es maravilloso ser parte de eso, para lograr ese tipo de justicia”.

Según Starr, el trabajo del NCIP se relaciona directamente con la defensa contra la pena de muerte. A medida que los éxitos judiciales del NCIP han aumentado, los funcionarios han dirigido cada vez más su atención hacia la labor normativa, abogando por una legislación que aborde las causas fundamentales de las condenas injustas. Recientemente, su lucha por cambiar el estándar de cómo se aplican las nuevas pruebas descubiertas en los casos penales ha ayudado a anular la condena de un sentenciado a muerte en California. Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, 166 personas han sido puestas en libertad en todo el país desde 1973 debido a las nuevas pruebas presentadas sobre su inocencia.

“Creo que el movimiento por la abolición de la pena capital puede destacar casos de inocencia como uno de los motivos por los que no deberíamos tener una condena a muerte”, explica Starr. “Para aquellos que no aceptan el argumento moral, mostrar que nuestro sistema comete errores dará a mucha gente un respiro”.

En la comunidad católica en general, la base de la Red de Movilización Católica (Catholic Mobilizing Network, CMN por sus siglas en inglés) se ha unido a las voces de miles de estadounidenses que se oponen a la pena de muerte para lograr la abolición a nivel estatal. Mediante campañas de redacción de cartas, divulgación educativa y formación de coaliciones, la CMN ya ha ayudado a abolir con éxito la pena de muerte en siete estados. Sin embargo, cuando el Departamento de Justicia anunció las cinco ejecuciones federales en junio, el trabajo contra la pena de muerte de la CMN se catapultó a nivel nacional.

Ahora, la CMN está tratando la pena de muerte a nivel federal a través de la promoción legislativa y la organización de base. Si desea participar como activista de la CMN, únase a su Campaña: Una carta para el editor (en inglés) o inscríbase en su proyecto Mercy in Action, que proporciona recursos para abogar por la clemencia para las personas condenadas a muerte.

En el Día Mundial contra la Pena de Muerte actúe junto a la Conferencia Jesuita apoyando la derogación de la pena de muerte federal.


Noticias

El P. Laramie, escritor y ministro religioso en la universidad, llena con sus respuestas los campos vacíos del siguiente test para darnos una visión más profunda de su vida y su vocación.

Sentir la presencia impactante de Dios en los pequeños momentos del día es lo que Clarissa Aljentera quiere enseñarle a su hijo.

El Examen diario es una tradicional oración práctica, arraigada y contemplativa que ayuda a la gente a encontrar a Dios en todas las cosas, y usted no tiene que ser un jesuita para intentarla.

Shannon K. Evans nos narra momentos de gracia en su vida diaria.

11 de noviembre de 2019. — La voz de Yael Balbuena Basto se llena de emoción cuando habla. “Estoy aquí para romper el ciclo del miedo”, dice a un público de estudiantes y profesores de la preparatoria del College Brophy.

El P. Joseph O’Keefe, SJ, fue elegido el primer provincial de la Provincia Jesuita del Este de los Estados Unidos. Asumirá el cargo el 31 de julio de 2020.

17 de octubre de 2019. — Las comunidades ignacianas se están sumando al llamado de los provinciales jesuitas de marchar en solidaridad con los migrantes y los solicitantes de asilo.

vea todas las noticias

Búsqueda de las noticias

Publicaciones

America - 7/20/15

America - 7/6/15

America - 6/22/15



Jesuit Spiritual Center
The Jesuit Spiritual Center at Milford spreads over 37 park-like acres overlooking the Little Miami River, 30 minutes east of Cincinnati.