Noticias Detalle
Que las Escrituras sean partícipes de todo nuestro ser

Por Nicole T. Walters

6 de noviembre de 2019. — “¿No es increíble?”, preguntó mi directora espiritual. Me di cuenta de que estaba llorando en silencio conmigo. “¿Alguna vez pensaste que Jesús se te aparecería de esa manera?”. Mientras discutíamos mi primera experiencia con la Oración Imaginativa, admití que estaba asombrada por lo que descubrí.

Por mi crecimiento en la Iglesia protestante fui animada a sumergirme profundamente en el estudio de las Escrituras y en su aplicación en mi vida. Pero, a menudo, el estudio intelectual y emocional de la Biblia no me colocaba dentro de sus páginas.

En la adultez me convertí en una estudiante de los caminos más contemplativos de otras tradiciones, aprendiendo sobre el Examen Ignaciano, la Lectio Divina y la Oración Central. Sin embargo, luché para unir mi vida de oración con mi estudio de la Biblia, que me parecía rígido.

Describí esto a una directora espiritual en un video a 8000 millas de distancia. Todo mi mundo estaba al revés: mi sueño de vivir en el sur de Asia se estaba acabando y no sabía qué vendría después. Fue entonces cuando me preguntó si había oído hablar de la práctica ignaciana de la Oración Imaginativa.

Pensé que significaba imaginar escenas bíblicas como si yo fuera un personaje en ellas. Parecía otro ejercicio mental en el estudio de las Escrituras y no uno de oración.

Sin embargo, ella me explicó que la oración no sólo consistía en colocarme dentro de la historia, sino en dejar que el Espíritu Santo me guiara a donde Dios quería llevarme, usando la historia como punto de partida. Mientras leía varias veces la historia del ciego Bartimeo [en inglés], ella me pidió que echara mano de mis sentidos. ¿Qué hueles? ¿Cómo se siente el aire? La segunda vez que leyó, me preguntó dónde me encontraba en relación con Jesús. ¿Estás en la historia u observando? ¿Hablas con él?

Gentilmente me preguntó si quería compartir lo que había experimentado. Me di cuenta de que había estado conteniendo la respiración por miedo de exhalar y perder la sensación de estar completamente presente con Dios. Cuando hablé, sentí que la estaba invitando a los rincones más íntimos de mi corazón que Jesús acababa de abrir.

Le dije que había visto a Jesús y a sus discípulos rodeados por una gran multitud, pero no en las calles del primer siglo de Israel. Los vi en una calle de una mega ciudad abarrotada de Bangladesh donde vivíamos. Vi a Jesús caminando por las mismas aceras agrietadas que yo transitaba a diario, rodeado por una multitud de gente que siempre ocupaba las sucias calles.

Me veía a mí misma como Bartimeo, suplicando sentada junto al camino. Llevaba la cara de la mujer que me dio la mano mientras gritaba “Allah, Allah”. Yo era el ciego que veía todos los días caminando entre los rápidos taxi-motos, cantando y esperando que su voz se elevara por encima del ruido para llamar la atención de alguien “cualquiera”.

No podía entender cómo Jesús podía escucharme por el ruido de los gritos, bocinas, ladridos de perros, campanas de bicicleta sonando. Pero de alguna manera lo hizo y me llamó. Me preguntó lo que nadie me había preguntado antes. Me preguntó qué quería de él, se preocupó lo suficiente para ver mi humanidad y no asumir que sólo algunas monedas me bastarían.

Ella dejó que el silencio se instalara entre nosotros por unos momentos. “¿Qué le pediste a Jesús?”, preguntó finalmente.

“Lo mismo que le pidió Bartimeo”, respondí. “Dije, ‘Jesús, quiero verte’. ¿Puso su mano en mi hombro y dijo, ‘Estoy justo aquí, justo delante de ti. ¿Quieres verme? Mírame’, y entonces mis ojos se abrieron”.

Nos sentamos juntos limpiándonos las lágrimas por lo que apreciábamos como momentos santos. Creo que ella también vio a Jesús de nuevo, sorprendida por la forma en que él se me mostró en la realidad de mi desordenada vida diaria.

Honestamente, pasaron meses antes de que volviera a practicar la Oración Imaginativa, y no siempre he tenido encuentros tan sorprendentes con Dios. Pero las imágenes de ese día están grabadas en mi memoria, y vuelvo a ellas a menudo. Este recordatorio de que él está justo delante de mí, aunque con frecuencia estoy ciega a ello, es algo que no aprendí de lo que las palabras de Marcos dicen implícitamente.

Lo aprendí dejando que las Escrituras sea la palabra viva y alentadora de Dios en mí: es el regalo que recibimos cuando hacemos que las Escrituras sean partícipes de todo nuestro ser. Cuando lucho con la duda, insegura de dónde está Dios en circunstancias difíciles, le escucho susurrar suavemente: “Estoy justo aquí. Mírame”.

Nicole T. Walters vive en algún lugar entre la tensión de su espíritu viajero y su disposición a echar raíces. Ha formado un hogar en Georgia con su marido y sus dos hijos, pero ha vivido y dejado fragmentos de su corazón en el Oriente Medio y el sur de Asia. Ella escribe sobre la intersección de la fe y la acción en nicoletwalters.com. Sus trabajos han sido publicados en (In)CourageRed Letter ChristiansFathomCT Women, et dans Everbloom: Stories of Deeply Rooted and Transformed Lives (Historias de vidas profundamente enraizadas y transformadas), editadas por Paraclete Press, 2017.


Noticias

Febrero 18, 2020 — Christian J. Cashman ha sido elegido como el próximo presidente de la Escuela Preparatoria Fairfield, en Fairfield, Connecticut.

Febrero 13, 2020 — El P. Fogarty se une a Salt + Light Media con una formación en filosofía, teología, liderazgo y administración.

El P. Mueller asumirá sus funciones el próximo 1 de julio.

Febrero 2, 2020 — El verano pasado estuve en la frontera de Arizona con México.

Lea aquí la homilía completa del P. Tim Kesicki dada en la Misa Ignaciana por la Vida.

Shannon K. Evans, escritora y madre de cinco hijos, narra momentos de gracia en su vida diaria.

El escritor Jon M. Sweeney se sumerge profundamente en la vida y el legado del P. James Martin, SJ.

vea todas las noticias

Búsqueda de las noticias

Publicaciones

America - 7/20/15

America - 7/6/15

America - 6/22/15



Demontreville Jesuit Retreat House
The Demontreville Jesuit Retreat House is located on the shores of Lake De Montreville in Lake Elmo, Minn.